Cuna adosada

Cuna adosada a la cama para recién nacidos hasta los 9 meses

La cuna adosada se coloca al lado de mamá. Se puede regular su altura y tiene una mesita para pañales, chupetes etc. Más adelante puede convertirse en una mesa para dibujar o hacer manualidades, en una casa de muñecas, en un banquito o mucho más.

Con o sin colchón de PROLANA. Ajuste a la cama de los padres con una tira de velcro fuerte (incluida en el envío).

Ventajas para la madre

Dar de mamar será más agradable por las noches. No tendrá que levantarse, ir a otra habitación, coger a su hijo y sentarse para alimentarle. Puede quedarse echada sin que ni usted ni su hijo se despierten del todo. Su circulación no tiene por qué verse afectada como cada vez que se levanta de la cama. Y después de amamantar tendrá su cama de nuevo completamente para usted. Así disfrutará de un sueño bastante más reparador.

Ventajas para el bebé

El niño experimenta el sueño nocturno como un tiempo agradable cerca de su madre y no como una separación, por eso duerme mejor. La cercanía física y emocional a los padres es de mucha importancia, también en estos primeros meses, para su desarrollo corporal, emocional y mental.

¡Trátese bien y a su hijo!

Cuna adosada

Dimensiones exteriores del lecho quieto

Ancho = 45 cm
Longitud = 90 cm
Altura = 63 o 70 cm (altura regulable)
Borde superior del colchón: 40 o 47 cm
Superficie del colchón: 43 × 86 cm

Para manitas ambiciosos ofrecemos unas instrucciones de montaje simplificadas y gratuitas. Si hace falta también le ayudamos telefónicamente: Instrucciones de montaje de cuna adosada

La cuna adosada sólo está disponible en haya.
Tipo de modelo:  × cm
Tipo de madera : 
Superficie : 
215,00 € Incluye 19% de IVA
🚚 Envío gratis en Alemania
lote: 
Colchón de cuna adosada
84,00 € Incluye 19% de IVA
🚚 Envío gratis en Alemania
lote: 

Fotos y opiniones de los clientes sobre el lecho quieto

Cuna adosada

¡Querido equipo Billi-Bolli!

Como estoy muy contenta con su cuna adosada quiero escribirles un par de cosas:

el 8 de enero llegó nuestro hijo Valentín al mundo. Desde ese momento duerme en su cama Billi-Bolli y parece muy contento. Para nosotros ha sido totalmente la mejor decisión que podíamos haber tomado, las noches son mucho menos estresantes. Cuando nuestro Valentin quiere comer simplemente le cojo conmigo en la cama. Incluso si me duermo no hay peligro se que caiga de la cama, porque puede volver a su cuna. Además es muy rápido comiendo, mi marido casi ni se entera.

El descanso por las noches es por tanto mucho mayor que con una cuna normal (donde tienes que levantarte, sacarle, despertarle, gritos etc…).

¡Muchas gracias por esta super idea!

Judith Fillafer-Schuh